Cómo montar una orgía en casa

como-organizar-orgia-en-casa-7-placeres

¿Quién no ha fantaseado alguna vez con la posibilidad de participar en un encuentro de sexo en grupo? No es algo nuevo, los antiguos romanos ya lo hacían con frecuencia y, como sabes, conquistaron el mundo y crearon un imperio.

Pero no hace falta ser un emperador para organizar una orgía en casa. Necesitas, eso sí, una agenda de contactos lo suficientemente amplia para poder seleccionar a tus invitados a esta fiesta orgiástica.

Si te preguntas cómo montar una orgía, el punto de partida son sus protagonistas. Sin ellos, por mucho que tú quieras, no existirá ese festival de placeres que deseas, salvo que te lo montes a solas con muchos vibradores, consoladores o masturbadores masculinos; lo cual, todo sea dicho, tampoco es mala opción.

Pero volvamos al vicio múltiple: quieres montar una orgía en casa. Empieza haciendo una lista de invitados. Sé realista: cuenta con aquellos que, verdaderamente, han participado o les gustaría participar en este tipo de saraos carnales. Tantea primero a tus amistades: medio en broma, medio en serio, déjalo caer y observa cómo reaccionan. O dilo abiertamente. No apliques prejuicios: en la variedad está el gusto. Salvo que pretendas montar una fiesta temática, incluye a todo aquel que quiera hacerlo: chicas homo, chicos hetero, chicas hetero, chicas homo, bisexuales, transexuales… y lo que te pida el cuerpo. ¡La fiesta está muy loca!

Ya sé a quién invitar a la orgía y, ahora, ¿qué?

El segundo elemento básico es el sitio. Aquello de “¿en tu casa o en la mía?” adquiere en estas ocasiones un valor fundamental. Si quieres asegurarte de que todo saldrá bien, lo mejor es organizar la orgía en casa propia. Salvo que conozcas a alguien que te ceda su mansión con jacuzzi, piscina climatizada, solarium, camas de agua y toda clase de lujos, en cuyo caso todo cambia. Si es así, sé agradecido: ¡invítalo al fiestorro!

Ambientar el espacio físico es fundamental. Una buena fórmula es pedir a los invitados que acudan disfrazados, o con máscaras, para facilitar las cosas. La existencia de un ambiente sensual, con aromas afrodisíacos, luces tenues o rojizas, cócteles picantes (aunque no en gran cantidad, solo un poquito) y una conversación divertida y agradable son los prolegómenos imprescindibles.

Tras las presentaciones y los diálogos de inicio, el juego es el preludio del orgasmo. Empezaremos con entretenimientos cada vez más calientes, que se convertirán en tórridos cuando pongamos en acción una buena colección de juguetes eróticos. A partir de este momento, una cosa traerá otra y, poco a poco, tu fantasía de sexo en grupo empezará a hacerse realidad.

Por supuesto, debes contar con una provisión industrial de preservativos: calcula seis o siete por persona. Es mejor no quedarse corto en estos casos.

Y, llegados a este punto, dejarás de imaginar y no te cansarás jamás de recordar aquella primera orgía en casa.

7-placeres
Share
This

Escribir un comentario