¿Dónde practicar sexo al aire libre?

sexo-al-aire-libre-playa-7-placeres

Ya lo sabes: la primavera, la sangre altera. Viene la luz y la temperatura es más agradable. Los abrigos se dejan en casa. Mostramos la piel y empiezan a verse los cuerpos en las calles. Con el buen tiempo apetece estar fuera, y con los estímulos también apetecen otras cosas. ¿Sexo al aire libre? Para muchas personas es un auténtico vicio. Para otros, es una picardía, una atrevida sugerencia, una invitación secreta. Una caricia en casa puede ser sensual. Esa misma caricia, en público, puede ser explosiva.

¿Y para ti? ¿Te atrae la idea de tener relaciones sexuales al aire libre? Te damos algunas claves para practicarlo.

El sexo al aire libre. ¿Dónde?

El morbo de que te pillen siempre está ahí. Si te pone jugar con los límites, si deseas estar en esa difusa frontera entre el peligro y la libertad, deberás tener cuidado. Pero ¿verdad que es súper excitante?

La playa. Cuerpos en bañador (o desnudos) tostándose al sol. Sensualidad, miradas, jugueteo en el agua y en la toalla. La playa puede inspirar romanticismo tanto como sexo salvaje. Evitad las miradas indiscretas con las sombrillas y las toallas, o buscad un sitio entre las rocas. Pero, si es una solitaria cala perdida, ¿para qué ocultarse?

A lo mejor tenéis la oportunidad de subiros a un velero o a una lancha. A un centenar de metros de la playa podéis hacerlo a tope, sin temer ninguna mirada indiscreta. Desnudos, con el sol picando suavemente la piel y el meneo del mar, ¿qué más hace falta?.

El bosque. La naturaleza inspira libertad y soledad. Una intimidad-no-tan-íntima entre los árboles con la que puedes disfrutar mucho. Quizá este fin de semana sea perfecto para… hacer un pícnic y disfrutar de una deliciosa merienda en el campo. ¿Qué tal un par de días de acampada? Si tenéis un camping cerca, además de disfrutar en el bosque podéis hacerlo en la tienda de campaña. ¿Hay un buen río? Divertíos en sus pozas y en las playas fluviales: eso sí que será hacer rafting. Cuando el calor apriete… un buen baño o buscáis una sombra entre los arbustos.

La ciudad. Esta guarda rincones secretos donde se puede disfrutar de una intimidad inesperada. Un parque, un callejón perdido, un camino solitario, un parking… Te sugerimos un juego extra: usad bolas vibradoras de control remoto. Un miembro de la pareja lleva puesto el juguetito, y otro controla el mando. ¿Cuándo lo activará? ¿En qué situación? ¿Delante de quién? ¿Podrás controlar tu cara de placer en mitad del restaurante? ¿Llegarías al orgasmo en la terraza del bar?

Como ves, no faltan opciones para practicar sexo al aire libre. Activa tu sentido para la sexualidad y mira a tu alrededor: ¡solo falta que te lances a probarlo! ¿Te atreves a dar un paseo y…?

7-placeres
Share
This

Escribir un comentario